InternacionalesPortada

¿Qué es el reglamento bajo el que la OMS declara emergencia internacional?

En situaciones de riesgo en la salud pública internacional, en las que se teme que se propague una enfermedad que podría amenazar a la población mundial, entra en vigencia el Reglamento Sanitario Internacional, que desde 2005 tiene como finalidad brindar asistencia a los 196 países que integran la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este acuerdo consiste también en ayudar a la comunidad internacional a prevenir y dar respuesta a los riesgos graves que puede tener que una enfermedad mortal cruce las fronteras de diferentes países, teniendo en cuenta medidas como la prohibición de interferencias innecesarias con los viajes y de comercio internacionales.

Por estos factores, desde este  jueves la OMS activó un estado de emergencia internacional debido a los efectos negativos y la rápida propagación del nuevo coronavirus de Wuhan, que ha acabado con la vida de más de 170 personas en China.

Enfermedades como el brote de gripe H1N1 (2009), ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el del virus de Zika en 2016, y ahora el nuevo coronavirus han necesitado mano dura de parte de la OMS y otros organismos internacionales para evitar mayores consecuencias.

Para que un padecimiento o enfermedad sea tomado en cuenta en la lista de emergencia de salud internacional se debe confirmar que cumpla con determinados factores como su gravedad, que sea inusual o inesperada; que tenga daños para la salud pública que vayan más allá de las fronteras del Estado afectado, y que pueda necesitar una acción internacional inmediata.

El Reglamento Sanitario Internacional de 2005 define este tipo de enfermedades como  “un evento extraordinario que, de conformidad con el presente reglamento, se ha determinado que constituye un riesgo para la salud pública de otros Estados a causa de la propagación internacional de una enfermedad, y podría exigir una respuesta internacional coordinada”.

En esta ocasión 15 expertos que fueron convocados por el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció la alerta. Pero, realmente ¿Cuáles factores son tomados en cuenta  la hora de activar una emergencia internacional de este tipo?

Un informe de la OMS detalla que los Comités de Emergencias están constituidos por expertos internacionales que asesoran al Director General de la OMS desde el punto de vista técnico en el contexto de una “emergencia de salud pública de importancia internacional” (ESPII).

La cronología de pasos que los expertos toman en este tipo de eventualidades son: determinar si el evento es una ESPII; recomendar medidas que deben adoptar los países que sufran una ESPII, u otros países, con el fin de prevenir o reducir la propagación internacional de la enfermedad y evitar interferencias innecesarias con los viajes y el comercio internacionales; y por último  dar por terminada una ESPII.

“Las recomendaciones temporales expiran automáticamente a los tres meses de su publicación. Por consiguiente, los Comités de Emergencias se reúnen como mínimo cada tres meses para examinar la situación epidemiológica actual y determinar si el evento sigue constituyendo una ESPII o si es necesario cambiar las recomendaciones temporales. Después de cada reunión se publica en el sitio web de la OMS una declaración del Comité de Emergencias”, indica el Reglamento Sanitario Internacional.

Estos expertos son especialistas internacionales en áreas como el control de enfermedades, la virología, el desarrollo de vacunas o la epidemiología de las enfermedades infecciosas.

“Los miembros pueden ser seleccionados en función de los conocimientos especializados necesarios para cada reunión. Al menos uno de los miembros de cada Comité de Emergencias será un experto nombrado por un Estado Parte en cuyo territorio tenga lugar el evento”, indica el reglamento.

Este cuadro de expertos está integrado por el director general de la OMS; así como toda persona que posea la cualificación o la experiencia pertinente útil para las actividades de la entidad en el ámbito abarcado por un cuadro de expertos puede ser nombrada como miembro de dicho cuadro, tras consulta con las autoridades nacionales interesadas.