Portada

Estudiante dominicano fue asesinado de 76 puñaladas y las manos no aparecen

– El estudiante dominicano Lee Manuel Viloria Paulino, fue asesinado de 76 puñaladas, 30 de ellas antes de comenzar a agonizar y las otras 35, después de muerto, para después ser decapitado y cortarle ambas manos que todavía no aparecen, presuntamente por su mejor compañeros de clases en la secundaria de Lawrence en Massachusetts, Mathew Borges, quien  está siendo juzgado por el brutal homicidio a orillas del río Merrimack.

La doctora forense María del Mar Capó Martínez, testificó el lunes en el sexto día del juicio que se ventila en la Corte Superior de la ciudad de Salem en Massachusetts y en el que otros adolescentes también han  asegurado que Borges, les confesó el crimen antes y después de matar a Viloria Paulino.

Te recomendamos:

La doctora Capó Martínez ofreció el testimonio como última testigo de cargo en declarar en el juicio.

La muerte de Viloria Paulino, asesinado en 2016 fue causada por múltiples heridas punzantes, testificó la forense.

El cuerpo decapitado de Viloria Paulino fue hallado  a orillas del río el primero de diciembre de 2016, dijo la policía.

Los investigadores dijeron que la cabeza fue encontrada en bolsas plásticas a una corta distancia.

Borges, que tenía 15 años y Viloria Paulino 16 en el momento del asesinato y es acusado de asesinar a la adolescente con premeditación y atrocidad y crueldad extremas.

Será condenado a cadena perpetua si el jurado lo declara culpable.

Ahora tiene 17 años de edad y está siendo juzgado como un adulto.

El fiscal auxiliar Jay Gubitose cuestionó a la doctora Capó Martínez acerca de las heridas  de Viloria Paulino, que incluían las docenas de heridas.

A los miembros del jurado se les mostraron varias fotos de la autopsia tomadas por Capó Martínez, incluyendo las de la ropa que llevaba puesta Viloria Paulino en el momento del asesinato.

Las fotos fueron mostradas en pantallas situadas en el área de los jurados.

Borges también vio las fotos en una pantalla situada en la mesa de la defensa en el tribunal.

Los miembros de la familia de Viloria Paulino se sentaron en la primera fila de la sala de justicia.

El patólogo forense doctor William Rodríguez, también testificó el lunes como otro de los testigos de cargo, llamado por la fiscalía.

Los fiscales, la policía de Lawrence y la familia de Viloria Paulino, no han dado más detalles sobre la desaparición de las manos que le fueron cortadas.

Por Miguel Cruz Tejada